PORTAL AUTOGESTIÓN
Acciones Institucionales
Martes 08 de junio de 2021Competitividad de Argentina
Declaración del Consejo de Cargadores de la República Argentina, integrado por la CAC y la UIA.

El Consejo de Cargadores de la República Argentina, en su rol de asociación representativa que tiene como objetivo la defensa de la carga y el fortalecimiento de la capacidad negociadora de exportadores e importadores con respecto a las áreas logística, transporte, puertos y aeropuertos para mejorar así la competitividad de las empresas industriales y comerciales, especialmente de las PyMEs, ve con mucha preocupación una serie de acontecimientos, que se vienen repitiendo desde hace largo tiempo, donde por reclamos sectoriales, la mayoría de las veces comprensibles y hasta justificados, se entorpece y/o se paralizan operaciones logísticas que causan grandes y graves perjuicios a la economía de todo el país.

Hacemos referencia a los bloqueos de rutas, accesos a puertos, industrias, parques industriales, centros de distribución y comerciales y la no prestación de servicios esenciales para diversas operaciones de comercio exterior. 

Todos estos hechos contribuyen a disminuir nuestra competitividad, aumentan el Costo Argentino”, nos hacen ineficientes y poco confiables para nuestros clientes alrededor del mundo.  

Análisis de algunos casos:

Cancelación de escalas de buques de línea (porta contenedores), por huelgas en puertos de nuestro país, de remolques, estibadores, entre otros, que, al no tocar puertos de Argentina descargan los contenedores en puertos extranjeros como Montevideo o Brasil. Esto ocasiona extra costos para las navieras por operaciones de descarga, almacenaje temporario y carga. En el pasado nuestros puertos fueron catalogados como “puertos sucios” por este tipo de situaciones, los importadores tienen demoras en recibir los bienes que están importando, pueden ser materias primas o partes para procesos industriales, con lo cual se puede dar el caso de tener que paralizar la producción, suspender turnos o licenciar anticipadamente personal, perdida de horas extras y premios de productividad, o llegar fuera de “temporada” con el bien a importar y comercializar.  

Los contenedores de exportación que quedan en puertos de Argentina por cancelación de escala tienen extra costos de almacenaje en puerto; si es carga frigorífica, costos de energía; eventualmente custodias, seguros adicionales, demoras en cumplir cartas de crédito o en liquidar divisas, mayor costo financiero para el exportador y eventualmente el incumplimiento de contratos de provisión de mercadería o partes al comprador del exterior en tiempo, que pueden llegar a cancelar las órdenes de compra o contratos por la falta de seguridad del cumplimiento de los mismos.

La alternativa de tener mayores costos para el exportador, por tener que desviar su carga a otros puertos de la región, como Chile, Uruguay y el sur de Brasil, para no incumplir con las fechas de entrega/embarque de la carga. Esto genera contratar camiones, en general extranjeros, para que lleven la carga o los contenedores al puerto alternativo; pagar al transporte internacional 1.000 dólares o más, por el traslado de la mercadería, extras de seguros, despachos aduaneros, custodias, etc.

Quienes cargan buques completos o parciales de bodega para sus operaciones, las medidas descriptas que impiden el normal desarrollo de la cadena logística les ocasionan: 

  • Demoras de los buques por no poder cargar o descargar, estas varían dependiendo el tipo y tamaño del bulk carrier (granelero) Handy a Panamax. En mayo 2021 el costo de estos buques varía entre los 20.000 y 24.000 U$/día. 
  • Cancelaciones de los buques, con las penalidades previstas en los contratos de fletamento. 
  • Demoras en la recepción de la carga, lo cual puede ocasionar paralización de la producción de destilerías, acerías, molienda de granos, de aceites, biocombustibles, cemento etc.
  • No embarcar genera paralización de producción por no poder despachar y colmar la capacidad de depósitos de almacenaje, lo que paraliza la recepción de materias primas.  
  • En diciembre 2020 se molieron 880 mil Ton. de granos por el paro de aceiteros / recibidores de granos. Normalmente se muelen, en el mismo periodo, 2.5 millones de Ton., esto significo menor ingreso de divisas, menor ingreso por impuestos a la exportación (retención), menor pago de horas extras, entre otros. 

También nuestro comercio exterior sufre desde hace décadas la falta de un control por parte del Estado de las empresas concesionarias o propietarias de puertos donde se opera con contenedores y/o carga general. Las mismas abusan de su posición dominante, ya que los buques que recalan descargan su carga en sus instalaciones y los recibidores se ven obligados a pagar las tarifas que las terminales unilateralmente fijan, llegando a abusos como cobrar un extra por operar con contenedores High Cube, que son estándar para las navieras, pero que las mismas cobran un extra injustificado. Por otro lado, están los dobles o triples movimientos de las cargas, sobre los cuales los cargadores no tienen ningún control. 

En las rutas nacionales deberían poder transitar los bitrenes sin restricciones, pero esto no ocurre, las diferentes jurisdicciones provinciales son las que deben autorizar el tránsito.

Nos falta una marina mercante competitiva, que tenga costos similares a las banderas extranjeras, esto provocará una menor carga impositiva, costos laborales y convenios actualizados.

Los costos portuarios para el cabotaje, tanto los impositivos como los portuarios deben estar acorde a la realidad.

Creemos que tenemos un potencial productivo que está dormido o anestesiado por falta de políticas que favorezcan la producción agro exportadora, biocombustibles, industrial, siderúrgica, pesca, minerales, litio, energías (petróleo y gas), solo hacen falta políticas claras, que favorezcan la producción con reglas claras y seguridad jurídica.

Hay que tener presente que cada medida de fuerza que se ejerce contra el comercio es contra toda la economía nacional. En diciembre pasado una gran cantidad de trabajadores, monotributistas o empresarios, vieron paralizadas sus operaciones y su facturación por las medidas de fuerza del gremio de los aceiteros.  El país tuvo pérdidas de ingresos muy importantes, se dejaron de moler 1.620.000 Ton. de granos, lo que significó menor exportación de aceites y harinas por varios cientos de millones de dólares. Para los trabajadores no aceiteros, perdida de fletes de camión, jornales y horas extras para carga de granos en origen.  Para los productores demoras en entregas de sus granos y en recibir el pago de lo vendido, atrasar los pagos a proveedores, a la banca, dificultades o atrasos para el pago de impuestos.

Nuestros puertos son los más ineficientes de la región, nuestra vía navegable es excesivamente onerosa, sufrimos una litigiosidad laboral recurrente que hace que la producción esté sin protección. Como ya fue dicho anteriormente, nuestros puertos en breve pueden ser considerados, por las líneas navieras, tanto de contenedores como de graneles, como “puertos sucios”.

Por todo lo expuesto, el Consejo de Cargadores de la República Argentina considera necesario que se apliquen políticas de Estado para nuestra logística en general; transporte terrestre, ferrocarril, camión y transporte por agua en buques o barcazas; para los puertos, vías navegables, estaciones de transferencias, acopios y depósitos. 

Con políticas claras, seguridad jurídica podemos en menos de una década sacar al país de la actual situación y encaminarlo para un futuro con trabajo, disminución de la pobreza e inclusión social.

Suscripción al Mercurio

Complete el siguiente formulario para suscribirse:





Videos CAC